MOVIDOS A VER Y A CREER

Hace unos días, concretamente  el Jueves, quedé con mi amiga Gabriela a tomar una caña en el puerto. Hacía bastante tiempo que no nos veíamos y fue un encuentro  de lo más  entrañable. Le comentaba a mi querida amiga que esta Navidad quería  vivirla con un claro propósito: centrar toda mi atención  en ver sólamente lo bueno de cada una de las personas con las que iba a reunirme para celebrar la Navidad.  Me he preparado las cuatro semanas anteriores para que se pudiese dar este hecho…y funcionó. Ahora que ya he conseguido lo que me había propuesto tengo la certeza para deciros que todos estamos movidos cada Navidad a ver al Dios nacido en cada persona  convencida que ese es el lugar donde se aloja Él.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s