ESA VOZ QUE ESCUCHO

Aunque hoy pretendía  bajar sola mi personal trainer se adelantó  y se ofreció  a hacer lo mismo que ayer,  bajar antes de merendar para aprovechar la luz del sol. Yo creo que  se dio cuenta de su error y su invitación fue la manera de disculparse y nos fuimos a subir las escaleras del parque, un ejercicio que me viene muy bien para fortalecer los músculos de la pierna izquierda. Casi caigo en la tentación de recordarle lo ocurrido el día anterior pero hoy Jesús  en nuestro espacio de intimidad me recordó todo lo bueno que mi personal trainer hace por mi, un mensaje que me hizo recapacitar, algo que  he podido comprender al dejarme llevar por esa voz que escucho.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s