SEGUIR EL RITMO DE LOS SANOS

Por la mañana tuve la sesión  de rehabilitación y como el dia estaba despejado quise bajar por la tarde a caminar, pero como anochece pronto  le dije a mi personal trainer que saliésemos antes de merendar para tener más luz. Hasta ahí  todo muy bien pero mientras caminábamos surgió un problema  y es que noté que Alberto parecía inquieto porque yo iba más  despacio de lo habitual para flexionar la rodilla a cada paso que daba, tal y como me instruyó mi fisioterapeuta. Para rematarla,  al llegar al portal de mi casa coincidimos con una vecina que tiene miedo a los perros y Alberto se puso algo nervioso echándome en cara que le hice pasar un mal rato por tener que atender al perro y a mi porque yo me aturullo cuando tengo que esquivar a la gente en un espacio limitado, algo que me molestó porque yo realmente estoy limitada y la vecina, aunque tenga miedo al perro, estaba agarrado y me pareció  que para él era prioritario quedar bien con ellos. No quiero parecer egoísta,  hago lo que puedo para ir a la medida de los sanos, pero todavía  no soy capaz. Pero no hay mal que  por bien no venga pues he decidido que mañana bajaré  yo sola para poder caminar sin pausa pero sin prisa ya que  no puedo  seguir el ritmo de los sanos….todavía.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s