LA REALIDAD ESCONDIDA

Esta mañana  aprovechando que el día estaba despejado hemos bajado hasta el puerto y a la vuelta hemos subido por las escaleras que dan acceso  a mi casa para comprobar cómo respondía la rodilla y no he tenido ningún problema, todo lo contrario, me ha sentado fenomenal, me ha dado una inyección  de optimismo y me ha dejado ver todo lo bueno de la vida, aquello que no hace ruido pero que debemos difundir con entusiasmo para que no sea una realidad escondida.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s