CARGAR LAS PILAS

Esta mañana no me ha dado tiempo a celebrar la Eucaristía, me he despertado  tarde y no tengo la capacidad para hacer las cosas al ritmo que necesitaba para llegar a tiempo. Por la tarde le pedí  al mi hija Loreto que me acompañase hasta el convento de San Roque y me senté en un banco disfrutando del silencio que cubre todo ese espacio donde pude meditar sobre lo que hoy Jesús  me ha transmitido en nuestro espacio de intimidad. Aunque llegar hasta allí  y luego volver a casa supuso más  esfuerzo del que imaginaba me alegré de ir para cargar las pilas y empezar una semana más  con la energía que me requiere.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s