MI CAPACIDAD HUMANA

Acabo de regresar de una caminata de aproximadamente una hora, sesenta minutos sin parar que cada día intento repetir para que mi cuerpo no se detenga en su avance. Mientras voy caminando, sobre todo cuando ya llevo algo más  de la mitad del recorrido y mis fuerzas comienzan a disminuir, me tengo que concentrar para que mis capacidades humanas no decaigan poniendo toda mi atención  en la fuerza que me viene de lo alto,  experimentando la alegría  de la fe.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s