UNA EXIGENCIA INNEGOCIABLE

Esta mañana me he despertado con ganas de vivir, de seguir luchando por mi recuperación, algo que me invita a actuar con gratitud. A lo mejor el hecho que por la tarde voy a Coruña a que me inyecten la toxina botulímica tiene algo que ver, pues creo que mi cuerpo la necesita para que junto con la fisioterapia, mis músculos se relajen y por lo menos durante el tiempo que dura su efecto pueda disfrutar de unos días en los que sentiré mayor seguridad en mis movimientos. Tengo que reconocer la suerte que tengo de tener a mi alcance los medios que me permiten minimizar las secuelas del derrame cerebral y esto reclama por mi parte una respuesta de amor, una exigencia innegociable.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s