LA ESPERANZA A LA QUE ME LLAMA

Esta mañana en la ducha he tenido otro arrebato de genio que no he podido controlar y que me hizo derramar algunas lágrimas, pero ya pasó, no quiero darle más  protagonismo a ese momento. Más tarde fui a celebrar la Eucaristía  y al salir me di cuenta que simplemente tengo que esperar un poco más, que esta enfermedad es extremadamente larga y que es inevitable que se den algunos momentos desagradables pero eso no me impide reconocer a Jesús  en cada uno de ellos y a la esperanza a la que me llama.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s