LLEGA LA PAZ

Tras unos días en los que mi corazón  estuvo algo alborotado llega a mi esa serenidad tan deseada, una calma que me invita a actuar y también  a mirar con ojos nuevos todo aquello y a todos aquellos que Dios pone en mi vida, porque la paz que llega de Jesús no es la quietud, es aquella que nos hace ver las cosas tal como son y no como parecen para recordar la promesa que nos hizo el Maestro y que hoy  quiero compartir con todos vosotros.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s