UN REGALO QUE HAY QUE FRUCTIFICAR

Aunque Alberto, mi personal trainer, está un poco resfriado me ha propuesto ir a hacer la caminata, algo que no he querido desperdiciar porque ha amanecido un día  espectacular. He vuelto a hacer un buen tramo sin bastón aplicando las pautas que me dijo ayer Carolina, mi fisioterapeuta, intentando mantenerme erguida imaginando una cuerda que tira de mi cabeza hacia arriba.Todavía  me cuesta bastante mantener la atención  a todo lo que se me exige para conseguir una manera  de andar lo más normalizada posible,  pero sé que estoy en el buen camino, el camino de la vida que se me devolvió después del derrame cerebral, un regalo que me hizo Dios y que tengo el deber de fructificar.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s