UNA DOCILIDAD CONFIADA

Cada día le pido a Dios lo mismo: ser consciente de lo que tengo y disfrutarlo, es decir, sacarle fruto. Es una realidad que estoy viviendo una etapa de mi vida en la que tengo que hacer  esfuerzos para que esto sea posible, pero sé que Él me abastece de las herramientas necesarias para que no me olvide de todo lo que tengo recordando cada segundo que nada escapa a la providencia divina.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s