PERSEVEREMOS

Esta mañana me he levantado con el pie izquierdo y me costó un rato reconocerlo. Quizás fue porque me sentía  más espástiica de lo que se suponía  que tenia que estar después de la rehabilitación del lunes,  tal vez porque Alberto me increpó porque me sobresalté cuando casi se me cae un vaso de la mano, no lo sé, el caso es que tenia  que hacer algo para calmar mi estado mental, algo que conseguí al dedicarle un tiempo a pedirle a Jesús que me mostrase la verdad de lo que me estaba pasando, y lo hizo a través de mi hija Blanca que al ser testigo de lo que estaba ocurriendo pude discernir la verdad.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s