MIENTRAS ESPERO

Nunca voy a saber cuándo llegará el día  en el que sea capaz de hacer sola muchas de las cosas que hoy todavia no puedo realizar sin ayuda, no tengo ni idea cuánto más tendré que esperar,  pero sí sé lo que no he de hacer mientras  llega ese momento: no voy a desperdiciar las capacidades que todavía  tengo, aquellas que he logrado recuperar o que la enfermedad no se llevó. No me distraeré con el futuro desperdiciando el tiempo presente, no dejaré que la pereza me venza para ir a caminar, y no dejaré de compartir mis reflexiones diarias con Jesús cuando me parezca oportuno, porque no quiero perder el tiempo mientras espero.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s