MINIMIZAR EL DOLOR

A estas alturas de la enfermedad sigo buscando estrategias para ejercer la paciencia, la fortaleza y la esperanza,  porque he descubierto  que sin estas virtudes vivir las secuelas del derrame cerebral es mucho más doloroso. Esto requiere por mi parte una continua reflexión, un entrenamiento diario que un día me  dará la respuesta a todo lo que busco, pero sé que es algo que crece lentamente.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s