PAZ A ESTA CASA

Acabo de terminar la sesión de rehabilitación que hoy mis músculos necesitaban con urgencia, pues después de dos días en los que  hice caminatas mañana y tarde  la eficacia terapéutica de la fisioterapia era imprescindible. Cada día  me sorprende más esta profesión, el bien que me hace, pero todavía estoy más sorprendida de  la sensibilidad de Carolina, mi fisioterapeuta, pues le enseñé el video que mis hijas me hicieron desde el principio de la enfermedad y le caían las lágrimas de la emoción. Hoy tengo que dar gracias a Dios de haber puesto en mi camino tanto a Alba como a Carolina, dos personas diferentes pero que ambas han traído la paz a esta casa.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s