¿PRUDENCIA O COMODIDAD?

No son pocas las ocasiones en las que dejamos de hacer cosas que podrían beneficiar a otros o a nosotros mismos por desgana, por miedo o porque creemos  que no vale la pena arriesgarse. A lo largo de mi enfermedad ha habido de todo un poco, pues no siempre he tenido la valentía de arriesgarme a hacer cosas que me suponían un esfuerzo extraordinario pero hay algo a lo que nunca he temido, a hablar claramente de mi relación con Jesús, algo que me gusta compartir con todos vosotros mis queridos lectores sin importarme lo más mínimo ser imprudente.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s