ALGÚN DÍA RECIBIRÉ MI RECOMPENSA

Como hoy está el día nublado por la mañana no hemos ido a la playa y nos fuimos Malena,   Loreto, mi perro chito y yo hasta Ares, el pueblo más cercano para hacer unas compras. Para una persona sana esto no requiere ningún esfuerzo pero para los enfermos como yo todo lo que sea salir de nuestra zona de confort requiere un trabajo extra, una tarea que nos exige poner todo de nuestra parte si queremos normalizar nuestras vidas. Mi reto hoy ha sido hacerlo con serenidad y alegría, como me lo pide Dios si algún día quiero recibir mi recompensa.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s