CUANDO TE SIENTAS PERDIDO

Acabo de llegar de la playa, cansada, pero contenta de que un día más haya vencido la pereza que a veces me tienta por el trayecto que tengo que recorrer para bajar a darme un baño en el mar y luego subir de nuevo hasta la casa. Sé que esto sería imposible sin la fuerza que me da Jesús cada día,  a mi y a todos aquellos que acuden a Él cuando están perdidos.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s