POR NUESTROS FRUTOS NOS RECONOCERÁN

Cada vez más me doy cuenta que la enfermedad es una ocasión idónea para demostrar que mis creencias no son unos preceptos que he de cumplir por miedo al castigo, sino que son las que me guían para no ceder por  el cansancio que supone llevar la enfermedad como Dios me invita a hacerlo: con serenidad, con alegría y con la oportunidad de mostrar cada día los frutos  que recojo de esta experiencia que me ha tocado vivir.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s