CUANDO ME COMPORTO COMO UNA NIÑA

Lo tengo que admitir, algunas veces me comporto como una niña rabiosa cuando no soy capaz de hacer algo por mi misma y me frustro. Esta mañana no pude…o no quise evitarlo y cuando me estaba duchando vigilada por mi hija Malena me «castigó» con un chorro de agua fria para que me relajase, que aunque me cogió por sorpresa me sentó muy bien, como relajada me dejó mi conversación con Jesús cuando leía en el evangelio estas palabras: «Dejad que los niños vengan a mi».

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s