SUPERAR LAS TENTACIONES DE CADA DIA

El mal tiene mucho poder, mucho más del que creemos, es astuto y  aprovecha nuestra incredulidad hacia él intentando convencernos de que no existe, su arma más potente para caer una y otra vez, aunque no tanto como la mía, aquella que me ofrece Dios cada día para vencer las tentaciones.

Anuncio publicitario