LO QUE SE ESPERA DE MI

Esta mañana, después de invertir un tiempo a los ejercicios físicos que hago por mi cuenta, me he sentado para dedicar un espacio en el que la escucha adquiere el mayor protagonismo. Es una práctica que emprendí hace ya un tiempo y que me ayuda a entender lo que Dios espera de mí.

Anuncio publicitario