DESCANSA

No siempre tenemos la misma capacidad para luchar,nuestra mente y nuestro cuerpo nos frenan porque están agotados.No pasa nada,date un respiro,deja que Jesús lleve tu carga ese día  porque hoy toca descansar.