ALIGERAR LA CARGA

Soy consciente de que no todos los enfermos que viven las secuelas de un ACV disponen de la misma  ayuda ni están rodeados de cuidadores las veinticuatro horas del día,pero todos y cada uno de ellos pueden contar con que Dios lo sabe y solamente está esperando que acudamos a Él cuando estemos cansados y agobiados para poder descansar y aligerar nuestra carga.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s