LA SOLEDAD DE LA ENFERMEDAD

No son muchos,es verdad,pero hay momentos de la enfermedad que los tengo que vivir sola ,que no quiero a nadie conmigo porque su compañía me impide descubrir lo que Dios en la intimidad me  pide,algo que solamente se descubre en la soledad de la enfermedad.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s