LA SOLEDAD DE LA ENFERMEDAD

No son muchos,es verdad,pero hay momentos de la enfermedad que los tengo que vivir sola ,que no quiero a nadie conmigo porque su compañía me impide descubrir lo que Dios en la intimidad me  pide,algo que solamente se descubre en la soledad de la enfermedad.