DE DONDE SALE MI FUERZA

 Casi todos los movimientos que hago me requieren un esfuerzo,pues tengo que hacerlo con la mitad de mi cuerpo y no sé si siempre será así, si siempre me requiriá el mismo trabajo,es posible,por ello cada vez que tenga que necesitar más energía iré a la fuente donde Dios me espera cuando necesito más fuerza.

Anuncio publicitario