UN REGALO DEL CIELO

No puedo evitar contaros la experiencia que tuve ayer al regresar de la caminata matutina que  debido a su intensidad provocó en mi cerebro una explosión de endorfinas, de xerotonina y demás sustancias que produce el ejercicio físico y que nos hacen pasar un buen momento,fue como una alegre borrachera sin mareo aunque me gusta más creer que fue un regalo del cielo.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s