EL SILENCIO DE DIOS

No todo lo que deseamos e incluso lo que necesitamos se nos concede en el momento y por ello dejamos de luchar,pero sobre todo dejamos de pedir.He aprendido que yo sola no puedo llevar esta enfermedad con la paciencia,la fortaleza y la esperanza que requiere,por ello sé que tengo que contar con Dios y respetar sus silencios.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s